Las posibilidades que ofrece el Big Data para las empresas

Martes, Diciembre 22, 2015

¿La toma de decisiones ahora la harán los datos? Es una de las preguntas más importantes que se nos vienen a la cabeza cuando hablamos de Big Data.

Los datos y la tecnología han desarrollado una relación cada vez más amplia en los últimos años. Tendencias como el cloud computing, el internet de las cosas y la masificación de dispositivos cada vez más pequeños, pero con mayor capacidad de almacenamiento y  procesamiento de información, han sido fundamentales para lograr lo que conocemos actualmente como Big Data: la gestión de grandes conjuntos de datos, que  no pueden ser procesados o analizados utilizando recursos o herramientas tradicionales.

Las primeras previsiones de Cisco en el 2012 proyectaban que en el 2016 habría cerca de 18,9 billones (miles de millones) de dispositivos conectados a la red globalmente, lo que llevaría a que el tráfico mundial de datos móviles alcance 10,8 Exabytes mensuales o 130 Exabytes anuales, lo según cálculos de IBM sería igual a 33 billones de DVD o 813 cuatrillones de mensajes de texto.

Es gracias a los avances tecnológicos que permiten gestionar tal cantidad de información, que las empresas han encontrado en los datos, y en su aprovechamiento, la posibilidad de transformar sus negocios, de comprender mejor a sus stakeholders, de corregir con mayor precisión sus errores y de anticiparse a posibles retos del mercado. Tanto así, que según un reciente estudio de Gartner, el 73% de las organizaciones han invertido o piensan invertir en Big Data en los próximos 24 meses, creciendo desde el 64% en 2013.

Las posibilidades

Si bien las posibilidades del Big Data pueden ser tan diversas y complejas como nosotros queramos, son también muchas las técnicas que se encuentran ya ‘establecidas’ y que pueden ayudar a diferentes áreas de las empresas, según el objetivo que se tenga. Podríamos hablar desde la perspectiva de servicio al cliente del crowdsourcing, técnica de recolección que aprovecha la data enviada por un número grande de usuarios y que puede llegar a nutrir de información muy valiosa las bases de datos de las empresas, permitiendo conocer tendencias, anticipar respuestas de los consumidores ante los productos o mejorar un servicio en poco tiempo.

Si nos vamos al terreno del marketing digital, nos encontramos con las opciones que compatibilizan con las técnicas SEO y SEM, como el A/B Testing y el reconocimiento de patrones de compra y hábitos de consumo o de búsqueda en Internet.

Por otra parte, si lo que queremos es acercarnos más a la estadística y los estudios de mercado, estaríamos probablemente hablando del ‘data mining’, técnica que sirve para extraer información útil de grandes cantidades de data y presentarlo de forma que los humanos la podamos comprender.

Otra de las opciones más populares, son las que permiten aplicar el Big Data al Periodismo de Datos. En esta técnica se requiere, además de los buenos insumos y la interpretación de los mismos, el enfoque editorial que permita hacer atractivos y noticiosos los datos, llegando a conclusiones que le sirvan a diferentes audiencias y al público en general.

Finalmente, otra de las técnicas que está en auge y se viene implementado cada vez con más fuerza, es la del análisis de redes, que permite encontrar los nodos / usuarios de más influencia, la tendencia de la información y el comportamiento de las comunidades y líderes de opinión. En un sentido muy general, las redes sociales e Internet se presentan como el crowdsourcing por antonomasia y el medidor de opinión más relevante y accesible de la era de la información.

Por último, la forma también importa.

Si partimos del hecho de que, por un lado, los datos son lo suficientemente poderosos para llevarnos a alguna idea o insights internos y que, por otro, no siempre pueden ser entendidos por todos, podemos reconocer que hay un componente muy importante: la curación editorial y su aplicación.

 

Este paso final incluye un porcentaje clave de interpretación, pero también implica un proceso de decisión en torno a cuál es la mejor forma de visualizar estos datos, de manera que sean más entendibles y aprovechables sus posibilidades. Esto puede ser igual de útil tanto para el manejo interno de la información de las empresas, como si queremos implementar un proceso de marketing de contenidos y sacar este conocimiento de las entrañas de la empresa.

Posts más leídos

Suscríbase a nuestro blog

Twitter

Facebook