Cultura y comunicación, elementos claves en la motivación de lo empleados

Jueves, Noviembre 28, 2013

El área de comunicaciones es transversal y debe conocer a profundidad cada unidad de negocio. Es también la encargada de transmitir la cultura en la organización, entendiendo como cultura aquello que impulsa el comportamiento  de los miembros y de los cuales va a depender el desempeño de la organización. Por tal motivo, al ser ese eje fundamental para la organización, tiene la responsabilidad de alinear con los objetivos de la empresa y las acciones de comunicación dentro de las cuales va intrínseca la cultura corporativa y a la cual se van adaptando sus miembros.

Un profesor narraba una anécdota sobre cómo en un pueblo de Centroamérica cerca de una población indígena, el gobierno pretendía proteger a la población de una posible explosión de un volcán utilizando la bandera de una calavera para advertir peligro. Sin embargo la comunidad indígena inmersa en sus costumbres continuaba acercándose al lugar del peligro y era muy difícil alejarlos. Relacionarse con ellos era difícil por su lenguaje, hasta que descubrieron que ese símbolo para ellos significaba los entierros a los que acostumbraban asistir. Finalmente a través de otros métodos lograron alejarlos y evitar la tragedia.

Este ejemplo nos demuestra que al lugar donde lleguemos y vayamos a ejercer nuestra profesión como comunicadores, además de conocer la población y la audiencia a la que nos vamos a dirigir es indispensable saber los principales rasgos de cultura, todo aquello que comprende valores, creencias  de la mayoría de los miembros de un grupo. Tal y como Don Hellreigel y John Slocum hablan en su libro Organizational Behavior: “La cultura organizacional representa un patrón complejo de creencias, expectativas, valores, ideas, actitudes y conductas compartidas por los integrantes de la organización que evoluciona al paso del tiempo”.

Cuando se desarrolla una estrategia de comunicación, el principal factor es definir el objetivo al cual quiere llegar la empresa en materia de comunicaciones y de esta forma plantear una serie de acciones que conlleven al logro de ese objetivo. Deben ser muy bien estudiadas y argumentadas con los miembros de la organización, pues a través de la comunicación se lleva información a los empleados de nuevos cambios y por qué se hacen. De lo contrario existiría un malestar general provocado por la falta de interés, generando baja calidad en las tareas, poca productividad, llegando a un estado de incertidumbre difícil de controlar.

Hablar de cultura sin comunicaciones es como plantear estrategias sin un objetivo claro. Debe existir una sinergia entre estos dos aspectos de la organización para que las funciones requeridas por los clientes internos y externos sean satisfactorias. Mantener una buena cultura organizacional permite motivar al personal a hacer una mejor tarea y brindarle un mayor desempeño a la compañía. La comunicación es esa guía que acompaña a los integrantes de la organización en el proceso de aprendizaje de una nueva cultura que incluye valores, creencias, clima, filosofía  y estilo, es lo que define esa forma de actuar de sus integrantes.

“La cultura organizacional es la médula de la organización, que está presente en todas las funciones y acciones que realizan todos sus miembros”.

Parte del ensayo presentado dentro de la asignatura Cultura y Cambio Organizacional en la especialización de Gerencia de la Comunicación Organizacional de la Universidad de la Sabana.

Posts más leídos

Suscríbase a nuestro blog

Tags: 

Twitter

Facebook